En ventas como en la vida personal. La importancia de las herramientas de la comunicación.

 

En algunos templos japoneses zen, existe una vieja tradición: si un monje errante gana a uno de los monjes residentes en un debate sobre el budismo, puede pasar la noche en el templo. De lo contrario, tendrá que irse.

 

Había un templo en el norte de Japón a cargo de dos hermanos. El mayor era muy culto y el más jóven, sin embargo, era un poco tonto y sólo tenía un ojo.

 

Una noche, un monje errante pidió alojamiento a ellos. El hermano mayor estaba muy cansado porque había estudiado durante muchas horas. Así que le pidió al joven que fuera él a discutir: “Solicita que el diálogo sea en silencio”, dijo el anciano.

 

Poco después, el viajero regresó y le dijo al hermano mayor: “¡Qué hombre más maravilloso es su hermano. Brillantemente me ha ganado el debate. Por lo tanto, tengo que irme lejos. Buenas noches”.

10.file0001379279594

“Antes de salir”, dijo el anciano, “por favor dígame cómo fue el debate”. “Bueno”, dijo el viajero, “primero levanté un dedo simbolizando a Buda. Su hermano levantó dos dedos, simbolizando Buda y sus enseñanzas.

Entonces planté levantar tres dedos para representar a Buda, sus enseñanzas y sus discípulos. Y su hermano inteligentemente mostró su puño cerrado delante de mi cara, lo que indicaba que los tres vienen de una única realización.

Y dicho esto el viajero se fue.

 

Poco después llegó el hermano menor que parecia muy aburrido. “Me he enterado que ganaste el debate”, dijo el anciano. “De ninguna manera!” contestó el más joven “, ese viajero es un hombre muy desagradable.”

“Me cuentas cual fue el objeto de debate.”- dijo el mayor, “Y tanto”, dijo el joven, “en el momento en que me vió, levantó un dedo para insultarme, porque señalaba que sólo tengo un ojo. Pero debido a que él era un viajero lejano pensé que iba a ser cortés. Levanté los dos dedos, felicitándolo por tener dos ojos. En esto, que el miserable descortés levantó tres dedos para mostrar que nosotros dos juntos teníamos tres ojos.

Así que me enojé y le amenacé con darle un puñetazo en la nariz – por lo que se ha ido “.

El hermano mayor se rió.

 

Artículo extraido del libro “Ni el agua, ni la luna” de Bagwan Shree Rajneesh

¿Cómo comprobar si su interlocutor entiende lo que dice?