movilizados

Debate sobre el alojamiento.

En ventas como en la vida personal. La importancia de las herramientas de la comunicación.

 

En algunos templos japoneses zen, existe una vieja tradición: si un monje errante gana a uno de los monjes residentes en un debate sobre el budismo, puede pasar la noche en el templo. De lo contrario, tendrá que irse.

 

Había un templo en el norte de Japón a cargo de dos hermanos. El mayor era muy culto y el más jóven, sin embargo, era un poco tonto y sólo tenía un ojo.

 

Una noche, un monje errante pidió alojamiento a ellos. El hermano mayor estaba muy cansado porque había estudiado durante muchas horas. Así que le pidió al joven que fuera él a discutir: “Solicita que el diálogo sea en silencio”, dijo el anciano.

 

Poco después, el viajero regresó y le dijo al hermano mayor: “¡Qué hombre más maravilloso es su hermano. Brillantemente me ha ganado el debate. Por lo tanto, tengo que irme lejos. Buenas noches”.

10.file0001379279594

“Antes de salir”, dijo el anciano, “por favor dígame cómo fue el debate”. “Bueno”, dijo el viajero, “primero levanté un dedo simbolizando a Buda. Su hermano levantó dos dedos, simbolizando Buda y sus enseñanzas.

Entonces planté levantar tres dedos para representar a Buda, sus enseñanzas y sus discípulos. Y su hermano inteligentemente mostró su puño cerrado delante de mi cara, lo que indicaba que los tres vienen de una única realización.

Y dicho esto el viajero se fue.

 

Poco después llegó el hermano menor que parecia muy aburrido. “Me he enterado que ganaste el debate”, dijo el anciano. “De ninguna manera!” contestó el más joven “, ese viajero es un hombre muy desagradable.”

“Me cuentas cual fue el objeto de debate.”- dijo el mayor, “Y tanto”, dijo el joven, “en el momento en que me vió, levantó un dedo para insultarme, porque señalaba que sólo tengo un ojo. Pero debido a que él era un viajero lejano pensé que iba a ser cortés. Levanté los dos dedos, felicitándolo por tener dos ojos. En esto, que el miserable descortés levantó tres dedos para mostrar que nosotros dos juntos teníamos tres ojos.

Así que me enojé y le amenacé con darle un puñetazo en la nariz – por lo que se ha ido “.

El hermano mayor se rió.

 

Artículo extraido del libro “Ni el agua, ni la luna” de Bagwan Shree Rajneesh

¿Cómo comprobar si su interlocutor entiende lo que dice?

 

CAMBIOS – “La dificultad de asumir la impermanencia”

Siempre dicen que el mundo está cambiando y tenemos que cambiar si queremos seguir el ritmo de estos cambios.

También sabemos que no somos hoy lo que fuimos ayer, ni lo que seremos mañana. Las experiencias de hoy nos hacen diferente de ayer y mañana nos hará diferente hoy en día.

Todo esto sucede independientemente de nuestra voluntad. Como decía Heráclito 500 años antes de Cristo, “Ningún hombre puede bañarse en el mismo río dos veces, porque ni el hombre ni el agua del río serán los mismos”

Pero ¿qué pasa cuando queremos cambiar conscientemente porque nuestra conducta de hoy ya no está trayendo buenos resultados ni satisfacción para nuestra vida personal o profesional? o cuando recibimos retroalimentación qué tenemos que cambiar porque nuestra forma de hacer las cosas está afectando negativamente a otras personas, lo que interfiere en las relaciones profesionales o personales o que ya no satisface las necesidades de la empresa en la que trabajamos.

¿Cuántos de nosotros somos conscientes de la necesidad de estos cambios, pero no pueden realizarlos y siguen repitiendo los mismos comportamientos?

Hay un libro muy interesante sobre el tema, “Inmunidad a cambiar”, de Robert Kegan y Lisa Lahey, que habla sobre el hecho de que tenemos un sistema inmunológico que nos protege de los posibles peligros que pueden ser generados por un cambio.

Cuando tratamos de cambiar un hábito o comportamiento y no se puede, es porque de alguna manera este comportamiento no sabemos si trae algún beneficio y nosotros mismos nos protegemos de cualquier amenaza que pudiera estar expuesto si actuamos de otra manera.

 

Sobre la base de esta teoría, si desea hacer un cambio, ya sea en la vida personal o profesional y no está teniendo resultados, considere las siguientes preguntas:

- ¿Qué quiero cambiar de mi comportamiento?

- ¿Cuál es mi objetivo?

-¿Cómo sabré que estoy acercandome al objetivo?

- ¿Qué me aporta de positivo comportarme de la forma actual?

-¿Qué me aporta de negativo comportarme de la forma actual?

- ¿Qué es lo que me gustaría dejar si modificase este comportamiento?

- ¿Qué creencias están detrás de este comportamiento?

-¿Qué es lo peor que puede pasar si emprendo acciones para lograr el objetivo?

 

Al responder a estas preguntas puedes encontrar los recursos que necesitas para iniciar el movimiento y asentar las bases del cambio. Descubriras que el miedo y la inseguridad que conlleva salir del área de confort se desvanece paso a paso y la niebla del camino da paso a la claridad. Empezarás a asumir la impermanencia del mundo donde vives y aceptar el cambio como algo natural y consustancial al ser humano.

 

Coaching, Mentoring, Counseling, Consultoría, Terapia

 Todos los procesos de apoyo disponibles para contribuir a las personas y / o empresas hacia las posibilidades de expansión. ¿Cómo saber cuál es el más recomendable para cada situación?

CARPA, TIBURÓN O DELFIN. TÚ DECIDES

La metáfora sugerida por Dudley Lynch y Paul Kordis

Hay tres tipos de peces: carpa, tiburones y delfines.

La carpa es dócil, pasiva y no se retira cuando es atacada ni toma represalias. Ella ni siquiera lucha cuando se le provoca. Actua con una actitud derrotista., se considera una “víctima del destino”. La carpa contribuye a la visión de un mundo escaso, no hay suficiente para todos y no tengo posibilidades de ganar.

Las carpas actuan como esas personas que en una negociación, siempre ceden, son los que reculan; en las crisis, se sacrifican a sí mismos. Juegan al ganar-perder, pierden para que el otro pueda ganar.

12.carpa

La Declaración que la carpa hace por sí misma es: “Yo soy una carpa y creo en la escasez. Debido a esta creencia, no espero nunca hacer o tener lo suficiente.

 

En este mar también hay otro tipo de animal: el tiburón. El tiburón es agresivo por naturaleza, agrede cuando no es provocado. Su creencia es que no hay para todos, sólo para los más fuertes”, ganas o pierdes. El tiburón y la carpa retroalimentan su visión del mundo.

 

Los delfines son dóciles por  naturaleza. Pero se defienden cuando son atacados y si un grupo de delfines encuentra una carpa que está siendo atacada, defienden la carpa y atacan a sus atacantes.

Los verdaderos delfines son algunas de las criaturas más queridas de las profundidades. Tenemos la sospecha de que son muy inteligentes, el córtex asociativo del delfín, la parte del cerebro especializada en el pensamiento abstracto y conceptual, es mayor que la nuestra.

12.dolfi

El comportamiento de los delfines alrededor de los tiburones es legendario y probablemente se han ganado esta reputación. Haciendo uso de su inteligencia y astucia, pueden ser mortales para los tiburones. Nadan alrededor y golpean, nadan y golpean al tiburón usando sus narices bulbosas como clavos hasta que se desliza hacia el fondo sin poder hacer nada.

Golpean pero no “matan” e inmediatamente tienden la mano.  En el momento en que el tiburón muestra signos de estar dispuesto a colaborar, los “delfines” lo aceptan. Sin embargo, más que por su experiencia en la lucha contra el tiburón, eligimos al delfín para simbolizar nuestras ideas sobre la forma de tomar decisiones y cómo hacer frente a tiempos de cambios rápidos debido a las habilidades naturales de este mamífero a pensar de forma constructiva y creativa. ¿Los Delfines piensan? Sin duda. Cuando no consiguen lo que quieren, alteran su comportamiento con precisión y rapidez, a veces de forma ingeniosa para buscar aquello que quieren. Los Delfines buscan siempre el equilibrio, juegan al ganar-ganar, siempre tratan de encontrar soluciones que satisfagan las necesidades de todos.

 

El proceso de coaching tiene como objetivo ampliar las posibilidades de acción e interpretación del mundo, buscando formas diferentes de relacionamos con la realidad. Por medio de la reformulación de nuestras creencias, podemos llegar a escoger si actuamos como carpa, tiburón o delfín. Tú decides.

La importancia del Acompañamiento Personal

Pasos simples para la Transformación Personal.

Es cierto que a veces las mejores cosas vienen en paquetes pequeños, y esto también puede funcionar cuando llega el momento de cambiar.

Sin embargo, la mayoría de las personas se resisten al cambio, mientras buscan la transformación.

El cambio duradero sucede cuando usted realiza pequeños pasos de forma continua en el tiempo, aumentando la confianza y la autoestima. Usted puede mejorar su salud, sus relaciones, su carrera, y cualquier reto al que se enfrente.

 

La filosofía de dar pequeños pasos se encuentra en la palabra japonesa Kaizen, lo que significa Kai (el cambio) y Zen (bueno).

El profesor de la Facultad de Medicina de la UCLA, el Dr. Robert Maurer, autor de “Un paso pequeño puede cambiar su vida”, cree que el proceso funciona porque construye nuevas conexiones en su cerebro.

 

Aquí está como dar pequeños pasos para la transformación personal

1. Substituya la necesidad de perfección

Si está preparando una conferencia o una presentación, sienta la alegría de compartir algo por lo que usted siente pasión.

Esto no es muy diferente que explicar a los demás una película que vio. Utilice este mismo entusiasmo para su producto o servicio.

2. Evite luchar o huir

Una mujer comenzó a caminar delante del televisor durante 1 minuto, todos los días. Pronto empezó a buscar otras cosas que podía hacer por un minuto delante del televisor.

Esto se convirtió en un programa de ejercicio aeróbico y una pérdida de 30 kg. El cambio continuo construye la dinámica.

3. A su cerebro le encanta las preguntas

El autor del best seller “La guerra del Arte”, Steven Pressfeld no se obliga a escribir de forma brillante, ni incluso tiene una fecha límite.

Es sólo la fuerza diaria para superar la resistencia. Cuando usted da un paso a través de la resistencia, ella cae.

 

4. Premiése a usted mismo con pequeñas recompensas

 

Esto aumentará su motivación. El psicólogo francés Emilie Coué empezó su movimiento con una frase sencilla: todos los días, en todos los sentidos yo estoy consiguiendo mejorar.

Mejore su salud, dando un bocado más pequeño a su caramelo. Aumente su sentido de la seguridad, el ahorro de 50 centimos por día,  ¿cómo se siente al tener más de lo que necesita?.

 

5. Resuelva pequeños problemas

E identifique pequeñas molestias que se acumulan con el tiempo.

Considere si usted realmente necesita cambiar su carrera o su ubicación, o si usted necesita tener una conversación profunda con alguien para superar el miedo a la intimidad.

6. Tome pequeñas acciones hoy

Es más fácil amar lo que está haciendo cuando se está totalmente disponible para ser quien es, con las medidas que adopta.

La alegría invisible y la gratitud aumenta cuando usted no está diluyendo estos pequeños momentos con distracciones o pesares pasados o preocupaciones futuras.

La Madre Teresa dijo, “no es lo mucho que hacemos, sino cuánto amor ponemos en lo que hacemos.”

7. Piense en pequeños pensamientos

Todo en la vida es una serie de pequeños pensamientos. Lao-tsé dijo: “el viaje de mil millas comienza con un paso.”

Los pasos pueden ser aparentemente pequeños e insignificantes, pero al avanzar hacia el cambio continuo, ellos transformarán su vida.

Este artículo fue adaptado del original, “Change Ahead: 7 Simple Steps to Personal Transformation”, del NaturalNews.

 

VALORES. ¿CÓMO DIRIGEN TU VIDA?

¿Te has parado a pensar en lo que rige Tu vida? ¿Por qué tomas ciertas decisiones en detrimiento de otras, en qué situaciones te sientes cómodo y en cuáles no te sientes bien?

 

Si prestas atención, la respuesta a todas estas preguntas, inevitablemente, sacará a la luz las cosas que realmente valoras y que no renunciaría bajo ningún concepto y, si lo hiciste alguna vez, seguro que te sentiste incómodo. Estos son nuestros valores.

 

¿En qué situaciones de nuestra vida es importante ser conscientes de nuestros valores?

Me atrevo a decir que en todas, ya sea en el nivel profesional o personal.

Profesionalmente a menudo nos sentimos insatisfechos con nuestro trabajo, ansiosos, frustrados, y no nos damos cuenta de que esto es debido a que nuestros valores no son congruentes con los valores de la empresa en la que trabajamos y estamos de cierta manera forzados a actuar de una manera que lastima nuestros propios principios. Por esta razón, es importante que, antes de entrar en una organización sepamos qué valores guían sus prácticas y que éstos sean compatibles con nuestros propios valores. Una vez que estamos en la empresa, es importante identificar si el discurso es coherente con la práctica. A menudo, los valores presentados por la empresa no son consistentes con lo que observamos en las acciones de sus ejecutivos, líderes y otros miembros de la organización. En este punto es importante pensar si vale la pena seguir en esta compañía y renunciar a los valores que sí son importantes para uno.

 

Estas mismas cuestiones se plantean en nuestra vida personal, ya sea en las relaciones amorosas o de amistad. Compartir valores es esencial para el mantenimiento de estas relaciones.

 

En los procesos de coaching identificamos muchas veces que la gente no consigue caminar en dirección a sus objetivos, ya que no están alineados con sus valores. En general esto no es consciente y la persona no se da cuenta de que su mente inconsciente está impidiendo alcanzar una meta que no es consistente con las cosas que la persona valora, es decir, que terminará boicoteandose para no alcanzar una meta que dañe sus propios valores.

 

En resumen, cuánto más consciente eres de tus valores, más alineado estarás con tu mente inconsciente y más fácil será que te ayude.Te resultará más fácil mantener la motivación y perseverar.

 

Nuestros valores están estrechamente vinculados a nuestro sentido de identidad. Ellos nos dicen quiénes somos y por qué tomamos ciertas decisiones en nuestras vidas. En general son constantes durante la vida sólo pudiendo cambiar de posición en nuestra jerarquía de valores según que momento de nuestra vida.

 

Algunos valores son comunes a todas las áreas de nuestras vidas y pueden ser llamados valores fundamentales, mientras que otros dependerán del contexto. Por ejemplo, lo que es importante para nosotros en el área de la familia puede ser diferente en otras áreas de la vida.

También existe una diferencia entre “valores medios” y “valores definitivos” Muchas personas confunden estos dos tipos y terminan luchando por un valor medio y no alcanzan lo que realmente quieren. Por ejemplo, el dinero puede ser un valor medio y si uno no sabe porque está luchando por dinero cuando lo consigue, se puede sentir frustrado por no saber lo que realmente significaba este valor para él: la felicidad? Éxito? Poder? Libertad? Seguridad?

 

Los “valores” definitivos son los que hacen su vida rica y gratificante. Uno de los mayores desafíos es el hecho de que las personas fijan metas sin saber lo que realmente valoramos en la vida…… “¿Eso es todo?”

 

Y usted? ¿Usted sabe cuáles son sus valores definitivos? ¿Cómo percibe su vida personal y profesional en relación con estos valores? ¿Te dan el apoyo que necesita para una vida plena y satisfactoria?

 

Los ciegos y los elefantes

Era una vez seis hombres, todos muy curiosos, que querían ver un elefante. Querían observar y aprender. ¿Cómo se vería así?, ¿cuál sería la forma y tamaño de una criatura tan rara? Pero estaban completamente ciegos. Por lo tanto sólo podían tocar el animal, y luego tratar de definirlo.

El primero se acercó, tocó el largo, vientre duro y dijo: “El elefante es muy parecido a una pared!”

El segundo, al sentir uno de los colmillos de marfil, dijo: “El elefante es muy parecido a una lanza!”

El tercero, por casualidad, se estrelló con la trompa, “El elefante es muy parecido a una serpiente!”

El cuarto abrazaron una pierna: “El elefante es muy parecido a un árbol!”

El quinto llegó hasta las orejas: “El elefante es muy parecido a un abanico!”

Y el sexto, a su vez, al notar la cola delgada, constató: “El elefante es muy parecido a una cuerda!”

Discutieron entre ellos durante horas en vano. Al mismo tiempo todos tenían razón, pero también estaban completamente equivocados “.

Esta leyenda india, aunque antigua, sigue siendo actual. Si nos fijamos en el mundo de la empresa y en la vida privada, lo contado ocurre con frecuencia. No es raro observar conversaciones en los que todos los involucrados describen el mismo evento de manera diferente, negándose a practicar y aceptar un enfoque diferente e intercambiar experiencias. ¿Cuántos elefantes has dejado de ver hoy?, ¿Cómo afectó a tu capacidad de generar sintonía?

 

La riqueza y el Conocimiento

Érase una vez, en un reino lejano, un joven que entró en un bosque y le dijo a su maestro espiritual: “Quiero poseer riqueza ilimitada para poder ayudar al mundo. Por favor, dime, ¿cuál es el secreto para generar abundancia? “

El maestro espiritual respondió: “Hay dos diosas que viven en los corazones de los seres humanos. Todos están profundamente enamorados de estas dos entidades supremas. Pero ellas están envueltas en un secreto que debe ser revelado, y que te contaré cual es. Con una sonrisa, el maestro continuó.” A pesar de que ames a las dos diosas, debe prestar más atención a una de ellas, la Diosa del Conocimiento, cuyo nombre es Sarasvati. Persíguela, enámorala, dedícate a ella. La otra diosa, llamada Lakshmi, es la de la riqueza. Cuando le das más atención a Sarasvati, Lakshmi, se queda extremadamente celosa, y hace todo lo posible para conseguir tu afecto. Así que cuanto más se busca la diosa del conocimiento, más la diosa de la riqueza quiere entregarse a ti. Ella te seguirá donde quiera que vayas y nunca te abandonará. Y la riqueza que deseas será tuya para siempre “.

Hay poder en el conocimiento, en el deseo y en el espíritu. Y ese poder que está con vosotros es la clave para crear prosperidad.

 

Cada uno de nosotros puede tener una idea muy distinta de lo que es la prosperidad. Para ti, ¿Qué es la prosperidad?

 

La NO resistencia y la labor del coach.

Pensamiento que oí hace poco en la terraza de un bar:

“¡Qué difícil es tratar con la gente! Le das todo, les dices lo que hay que hacer y no lo hace!”

¿Qué es lo que pasa?

¡Algún día!

Creo que la mayoría de nosotros hemos tenido momentos en la vida en los que nos dimos cuenta de que algo estaba “fuera de eje” y se hizo inevitable pensar en ello.

 

Recuerdo algunas situaciones en mi vida donde me pregunté, ¿por qué estoy haciendo esto?

¿Cuando decidí trabajar en esta ocupación que no me gusta nada?, ¿donde quedaron las ilusiones que tenía al acabar mis estudios?, ¿mis proyectos de cambiar el mundo para hacerlo más justo?, ¿donde está la felicidad en mi día a día?, ¿por qué cuando hablo de mis ilusiones, felicidad, objetivos personales y profesionales, acabo diciendo eso de; ¡Algún día!

 

Insistimos en exigir de nosotros el esfuerzo sobre aquello en lo que no somos buenos y a veces ni nos ilusiona, utilizamos el tiempo y las energías que podrían utilizarse mejor si se trasladase a lo que hacemos con facilidad, excelencia y apetencia.

 

Esto es relativamente frecuente en el mundo profesional. Hay pocas personas que consiguen actuar la mayor parte de su tiempo, usando sus habilidades naturales y donde pueden obtener resultados excepcionales. Esto ocurre por varias razones:

 

  • Falta de conocimiento de sí mismo en el momento de elegir la universidad o seguir una carrera en el inicio de la vida laboral;

  • La mayoría de las empresas permanece aún con una estructura basada en cargos, que confina al profesional a tareas específicas;

  • La mentalidad del trabajador, que todavía cree que es más seguro limitar sus actividades en el diseño de su cargo;

  • Los líderes todavía no están preparados para desarrollar el talento y optimizar el uso de los puntos fuertes de sus equipos, trabajando desde una óptica potenciadora y emocionalmente inteligente.

 

Ante esto, tenemos gente desmotivada, poco implicada, insatisfecha con sus resultados y frustrada con la forma que están tomando sus carreras. Esta situación tiene una victima colateral inesperada que situa a las organizaciones en la mediocridad, la perdida de creatividad de los equipos.

 

Si usted es empresa o profesional con inquietudes por estos temas, un buen punto de arranque puede ser un proceso de acompañamiento. No obstante, vaya con cuidado, corre el peligro de liderar cambios que le hagan conseguir los objetivos que se proponga. Así que habrá que ver cuales son esos objetivos, que personas están involucradas, cual es el papel que juega cada una de ellas, efectos colaterales de determinadas decisiones y acciones, gestión de creencias limitadoras, cual es la realidad de la que parte usted o su organización, opciones que le permiten iniciar el movimiento, plan de acción que considera más apropiado.

 

Si usted, empresa o profesional, carace de estas inquietudes tiene el recurso de pensar que quizás más adelante, quizás, ¡Algún día!