movilizados

CONSTRUYENDO PUENTES

Dos hermanos que vivían en granjas vecinas, separados sólo por un arroyo, se enfrentaron. Fue el primer desacuerdo importante a lo largo de su vida, viviendo uno al lado del otro.

Pero ahora todo había cambiado.

Lo que comenzó con un pequeño malentendido, finalmente explotó en un intercambio de palabras duras, seguido de semanas de silencio.

Una mañana, el hermano mayor oyó llamar a su puerta. Fue a abrir y se encontró con un hombre que le dijo:

“- Estoy buscando trabajo. Quizá quiere que le haga algún trabajo?”.

“- Sí, seguro”, dijo el agricultor. “- Ves aquella granja de allí, más allá del arroyo? Es mi vecino. De hecho, es mi hermano pequeño. Nos enfadamos y no puedo soportarlo. Toda la madera que hay en el granero, quiero que usted la utilice para construir una valla muy alta “.

“- Creo que entiendo la situación.” – Dijo el hombre. . “- Muéstrame dónde están las herramientas y materiales necesarios para la tarea”.

El agricultor le entregó el material y dijo que tenía que estar fuera durante unos días de viaje de negocios y que cuando llegara, quería ver la valla completa.

Así que el hombre se quedó allí cortando, midiendo, trabajando día tras día.

Cuando el granjero regresó, no se podía creer lo que veía: en lugar de la valla que había pedido, el hombre habia construido un puente, que unía las dos riberas del arroyo. Fue sin duda un gran trabajo, pero el granjero estaba muy enfadado y le dijo al hombre:

“- ¿Te has atrevido a construir este puente después de todo lo que te expliqué?”

Pero las sorpresas no se detuvieron allí. Al mirar hacia el otro lado del puente, vio a su hermano que se acercaba con los brazos abiertos. Por un momento se quedó inmóvil en su lado del río.

Entonces el hermano menor gritó: “¡Has sido realmente muy buen hermano, construyendo el puente, incluso después de lo que te dije.”

De repente, en un impulso, el hermano mayor corrió hacia su encuentro y abrazó a su hermano, llorando en medio del puente. El hombre que hizo el puente, se fue feliz.

“- ¡Espera, quédate con nosotros! – Le gritaron los dos hermanos- Tenemos otro trabajo para ti”.

El hombre respondió; “‘Me encantaría, pero tengo otros puentes que construir …”

Autor Desconocido

 

Aclarar tus intenciones

Proponemos una reflexión sobre las cuestiones esenciales para averiguar tus intenciones:

¿Quién eres?

  • ¿Qué es lo más importante para ti?
  • ¿Qué buscas?
  • ¿Qué es lo que ofreces al mundo?
  • ¿Qué necesitas?
  • ¿Cuál es tu miedo?
  • ¿Cuál es tu esperanza?
  • ¿Cuál es tu tristeza?
  • ¿Cuál es tu alegría?
  • ¿Cuál es tu mayor deseo?

Después de esta reflexión, pensar acerca de vuestras intenciones, aquello que buscas en tu vida y lo que ofreces al mundo. Di la verdad, como es tu realidad, como quieres liberarte, o sacrificarte si es necesario y si hay espacio para la innovación y la creación de nuevos caminos y posibilidades. Reciclar, Renovar!

El buen maiz

blat-de-moro

Esta es la historia de un agricultor exitoso.

Año tras año, ganó el trofeo de Maíz gigante de la feria agrícola del condado. Llegó con su maíz en la feria y se fue con la banda azul de ganador cubriendo su pecho. Y su maíz era el mejor.

En una ocasión, un reportero de un periódico, se acercó a él después de la colocación de la tradicional banda, y quedó intrigado por la información proporcionada por el entrevistado acerca de cómo cultivaba su producto calificado y valioso. El reportero descubrió que el agricultor compartía su semilla de maíz gigante con sus vecinos.

– ¿Cómo puede estar dispuesto a compartir su mejor semilla con sus vecinos cuando están compitiendo con la suya cada año? – Preguntó el reportero.

El granjero pensó por un momento, y respondió:

– ¿No lo sabes? El viento recoge el polen del maíz maduro y lo lleva a través del viento de campo a campo. Si mis vecinos cultivan maíz inferior, la polinización degradará continuamente la calidad de mi maíz. Si yo quiero cultivar buen maíz, debo ayudar a mis vecinos a que tengan buen maíz ellos también.

Él era consciente de la conectividad de la vida. Su propio maíz no puede mejorar si el maíz del vecino tampoco aumenta la calidad.

Así ocurre también en otras dimensiones de nuestra vida.

Los que eligen estar en paz deben hacer con que sus vecinos estén en paz. Los que quieren vivir bien deben ayudar a otros a vivir bien. Y los que quieren ser felices tienen que ayudar a otros a encontrar la felicidad, porque el bienestar de cada uno está conectado con el bienestar de todos!

By |movilizados|Comments Off on El buen maiz

Primer movilizado

Primer movilizado

By |movilizados|Comments Off on Primer movilizado